• Home
  • |
  • Blog
  • |
  • Rural
  • |
  • 8 Formas de Hacer que los Hogares Rurales sean más Eficientes Energéticamente

8 Formas de Hacer que los Hogares Rurales sean más Eficientes Energéticamente

Amplias granjas y casas centenarias escondidas en las partes más remotas del campo: esto es lo que normalmente le viene a la mente cuando piensa en la América rural. Si bien la vida fuera de la ciudad tiene sus encantos, tener una casa que ahorre energía puede ser un desafío.

Más allá de la casa en sí, los propietarios de viviendas rurales a menudo enfrentan un desafío cuando se trata de sus servicios públicos. Debido a que el lugar donde viven no está tan densamente poblado, el costo de suministro de energía suele ser más alto. Es más probable que las comunidades rurales sean atendidas por pequeñas cooperativas rurales o servicios públicos de propiedad pública en comparación con las centrales eléctricas de servicios públicos a gran escala que sirven a las masas a un costo menor. Según un informe de 2018 del American Council for an Energy-Efficient Economy (ACEEE), los propietarios de viviendas rurales gastan más de sus ingresos en facturas de energía en comparación con sus contrapartes urbanas. El informe, titulado El Alto Costo de la Energía en las Zonas Rurales de América, establece que la carga energética media para los propietarios de viviendas rurales en los Estados Unidos es del 4,4 por ciento en comparación con el 3,3 por ciento de los propietarios de viviendas metropolitanas. Esa es una buena parte del presupuesto familiar mensual para mantener las luces encendidas y la calefacción de la casa.

Los hogares rurales también tienden a ser más antiguos en comparación con los hogares urbanos y suburbanos. Las habitaciones con corrientes de aire, los electrodomésticos viejos y el aislamiento deficiente son una gran parte de por qué los hogares rurales consumen mucha energía. Pero los propietarios rurales pueden hacer cambios, grandes y pequeños, en sus hogares para hacerlos más eficientes energéticamente. En última instancia, las actualizaciones de eficiencia energética podrían ahorrar a los hogares rurales más de $400 por año, o una reducción del 25 por ciento de su carga de energía, según la ACEEE.

A continuación, presentamos ocho formas clave para hacer que su hogar rural sea más eficiente energéticamente.

1. Soluciones Rápidas 

Si tiene un presupuesto limitado o desea realizar algunos trabajos de bricolaje antes de realizar cambios importantes, aquí hay algunos cambios más pequeños y asequibles que puede realizar para mejorar la eficiencia energética en su hogar:

Cambie sus bombillas. El simple hecho de cambiar la iluminación incandescente de su hogar a LED (diodos emisores de luz) o CFL (lámparas fluorescentes compactas) puede aumentar la eficiencia de iluminación de su hogar solo en un 85 por ciento, según estimaciones del gobierno. La iluminación representa aproximadamente el 10 por ciento de su factura de electricidad; invierta en cambiar sus bombillas y pronto verá un cambio en sus facturas. La instalación de sensores, atenuadores o temporizadores también podría reducir el uso de iluminación.

Ajuste el termostato. Calentar y enfriar su hogar puede resultar bastante costoso. Intente mantener el termostato más bajo en invierno y más alto en verano, especialmente cuando no hay nadie en casa. Puede confiar en el sol durante el día para ayudar con la calefacción y la iluminación de su hogar también. Cambiar a termostatos programables y enchufes múltiples también puede ayudar a administrar el consumo de energía.

Reduzca el consumo de agua. Tome duchas más cortas varias veces a la semana y adquiera el hábito de hacer funcionar la lavadora con agua fría. La verificación de fugas también puede ayudarlo a ahorrar agua.

Invierta en mobiliario estratégico. Un par de cortinas gruesas y alfombras pesadas pueden ayudar a atrapar el calor en su hogar mientras lo mantienen caliente. Si tiene frío en el invierno y está tratando de reducir las facturas de calefacción, intente agregar una capa adicional de ropa primero antes de subir el termostato.

2. Manténgase al Tanto de la Limpieza

El desperdicio de energía en las casas rurales más antiguas suele estar vinculado al mal mantenimiento. Adquiera el hábito de limpiar las canaletas y los desagües, los cuales pueden hacer que las paredes y el techo estén húmedos y fríos.

Limpie los filtros de aire y los conductos de aire al menos una vez al año para asegurarse de que el aire limpio circule por la casa. Una forma segura de verificarlo es levantando una cubierta de ventilación y mirando adentro en busca de acumulación de polvo, suciedad, pelo de mascotas y escombros. Saque el filtro de aire y, si está obstruido con polvo, es una señal reveladora de que el flujo de aire está bloqueado.

3. Agregue Aislantes y Selle las Fugas de Aire

Un buen aislante garantiza que el aire calentado o enfriado no se filtre fuera de su hogar. El aislamiento de su hogar suele depender de las pautas recomendadas en ese momento, por lo que el aislamiento en casas antiguas a menudo no cumple con los estándares actuales.

Según el Centro de Energía Sostenible del Reino Unido, el 25 por ciento del calor generalmente se pierde a través del techo, el 35 por ciento a través de las paredes, el 15 por ciento a través del piso y el 25 por ciento a través de ventanas y puertas.

Empiece taponando las fugas de aire. Verifique que no haya fugas de aire alrededor de la casa, especialmente en el ático, el sótano y el espacio debajo del piso, y luego selle con masilla nueva. Esto podría ahorrarle más del 20 por ciento en calefacción por año. Puede instalar burletes para sellar las fugas de aire alrededor de puertas y ventanas. Después de este paso, es posible que note de inmediato que no se tarda tanto en calentar y enfriar las habitaciones de su hogar.

Verifique el aislamiento en las paredes de los pisos principales de su hogar. Como medida de seguridad, apague el disyuntor o desatornille el fusible de cualquier tomacorriente en la pared. Cuando esté seguro de que los tomacorrientes no están recibiendo electricidad, deberá sondear la pared quitando la placa de cubierta de uno de los tomacorrientes. Se podría insertar un ganchillo de plástico, por ejemplo, y verá si vuelve con algún trozo de material aislante. Idealmente, tendrá algo de fricción para saber de inmediato que sus paredes tienen algo de acolchado dentro.

4. Actualice sus Dispositivos

Los electrodomésticos utilizados en toda su casa representan el 20 por ciento de la factura total de electricidad de su hogar. Verifique su edad y estado de salud y ahorre para reemplazarlos cuando sea necesario. De lo contrario, podría estar quemando energía porque sus electrodomésticos están en sus últimos días.

En estos días, las casas nuevas están equipadas con electrodomésticos Energy Star, que están certificados por el gobierno como energéticamente eficientes. Usan entre un 10 y un 50 por ciento menos de energía por año en comparación con los electrodomésticos que no son de bajo consumo. Una secadora más vieja, por ejemplo, usa tanta energía por año como los nuevos refrigeradores, lavadoras y lavavajillas con la etiqueta Energy Star combinados. Las secadoras modernas usan un 20 por ciento menos de electricidad, lo que ahorra a los consumidores 210 dólares en facturas de electricidad durante la vida útil del aparato, según el Consejo Nacional de Defensa de los Recursos. Entonces, cuando esté comprando electrodomésticos nuevos, busque los de Energy Star; las etiquetas suelen indicar cuánto podría ahorrar cada mes.

5. Instale Bombas de Calor

Las bombas de calor geotérmicas, que existen desde finales de la década de 1940, son una de las formas más eficientes de calentar y enfriar las casas rurales y suministrarles agua caliente. Utilizan la temperatura constante de la tierra como intercambiador de calor del suelo en lugar de depender de la temperatura del aire exterior. Debido a que aprovechan el calor gratuito de la tierra, los propietarios terminan ahorrando en sus facturas mensuales de servicios públicos.

Hay aproximadamente 50.000 bombas de calor geotérmicas instaladas en todo el país cada año. Pueden ser bastante costosas de instalar, a menos que se instalen en una nueva casa. La mayoría de los hogares con certificación LEED tienen una bomba de calor geotérmica.

6. Instale un Sistema de Paneles Solares

Si los propietarios de viviendas rurales quieren hacer un esfuerzo adicional en la eficiencia energética, los paneles solares son otra gran fuente de energía renovable. Cuando se pasa a la energía solar, puede generar su propia electricidad limpia y mantener tarifas eléctricas estables durante décadas.

Los paneles solares no son baratos, pero sus precios han caído más del 70 por ciento durante la última década a medida que se han vuelto más convencionales. En 2008, tenían un promedio de $8 por vatio producido, pero ahora el costo promedio es de aproximadamente $3,14 por vatio.

Las casas rurales tienen espacio, lo que es una gran ventaja a la hora de planificar un sistema solar o instalar bombas de calor. Se requieren aproximadamente 100 pies cuadrados de paneles solares para producir un kilovatio de electricidad. Las casas residenciales suelen producir entre 5 y 10 kilovatios.

7. Actualice su Casa Prefabricada

Más comúnmente conocidas como casas móviles, las casas prefabricadas se construyen en una fábrica, se transportan y luego se instalan en el lugar. Suelen ser menos eficientes energéticamente, especialmente si son más antiguas, y su reparación es más cara.

También son más frecuentes en las zonas rurales de Estados Unidos: el 20 por ciento de todos los hogares rurales viven en casas móviles. ACEEE estima que los residentes de casas móviles rurales gastan un 70 por ciento más por pie cuadrado en energía.

Los ajustes de eficiencia energética específicos para las casas móviles incluyen:

  • Agregar aislamiento a la base e instalar una envoltura para esta
  • Agregar aislamiento a las paredes
  • Instalación de zócalos aislados
  • Agregar aislamiento al techo o instalar una tapa de techo

Las pruebas piloto realizadas en casas prefabricadas de hace décadas por el Laboratorio Nacional de Energía Renovable encontraron que estas renovaciones condujeron a una reducción del 31 por ciento en el uso de calefacción.

8. Aproveche los Programas Gubernamentales

Los propietarios de viviendas rurales tienen más probabilidades de ser personas de bajos ingresos con un mayor riesgo de que se les corten los servicios públicos. En algunos casos, la ACEEE sugiere que los propietarios podrían estar decidiendo entre calentar la casa o mantener las luces encendidas, dejándolos incapaces de realizar mejoras energéticamente eficientes. Sin embargo, los programas financiados por el gobierno que ofrecen exenciones fiscales, reembolsos y otros incentivos pueden ayudar a los propietarios rurales a asumir el costo.

Por ejemplo, los propietarios de viviendas que se actualicen a electrodomésticos Energy Star o inviertan en paneles solares tienen que suscribirse a una serie de reembolsos estatales y del Departamento de Energía de EE. UU. En algunos casos, dependiendo de dónde viva, los programas estatales reembolsan a los hogares hasta en un 50 por ciento.

Investigue si su municipio también tiene un programa de reembolsos para reciclar sus electrodomésticos viejos. Massachusetts tiene un programa Mass Save que ofrece a los propietarios un reembolso de $200 por comprar un refrigerador de bajo consumo y otros $50 por reciclar el anterior. Se aplican otros reembolsos de Mass Save para cambiar a luces LED, usar regletas de enchufes avanzados o instalar una bomba de calor.

También está el Programa de Asistencia de Climatización del Departamento de Energía, que ayuda a los hogares de bajos ingresos a modernizar sus hogares para reducir sus costos de energía. El programa ayuda a 35,000 hogares cada año, y con las reparaciones y mejoras adecuadas, los hogares pueden terminar ahorrando $283 o más cada año.

Artículos Relacionados